¿Qué es el psicoanálisis?

¿Qué es el Psicoanálisis?

Definición del Psicoanálisis

¿Qué es el psicoanálisis? El psicoanálisis es un método curativo basado en la verbalización, lo más completa posible, de los pensamientos y asociaciones de ideas que se le presentan al individuo, en un contexto en el que puede salir a la luz lo que ha sido reprimido. Es una teoría de la vida psíquica desarrollada a partir de esta experiencia.

El psicoanálisis se refiere a un modo de tratamiento psicológico basado en conceptos relacionados con los procesos mentales inconscientes. La observación es que la mayoría de las personas no son conscientes de los factores que determinan sus emociones y su comportamiento.

El objetivo es lograr la curación de la persona analizada, para que comprenda y modifique su relación con su historia para poder buscar los recursos necesarios para salir del atolladero en el que se encuentra.

Según el neurólogo austriaco Sigmund Freud, su creador, el psicoanálisis se define en tres puntos:

  • un método de investigación que consiste en descubrir el significado consciente de los procesos psíquicos (como los sueños, los delirios, las fantasías, etc.);
  • un método terapéutico, con el desarrollo de la capacidad de hacer pensar;
  • y una teoría del funcionamiento mental, que se aplica en particular a la comprensión de las producciones humanas (como el arte, la literatura, etc.).

Hay que tener en cuenta que existe el psicoanálisis freudiano (según los principios de Freud) y el psicoanálisis lacaniano (según los principios de Lacan).

Lacanianos y freudianos coinciden en que las fantasías sexuales de la infancia y los sucesos olvidados alimentan el inconsciente y están en el origen de las neurosis adultas.

El Éxito del psicoanálisis

El éxito del psicoanálisis debe seguramente mucho al talento pedagógico de su fundador, el austriaco Sigmund Freud (1856 – 1939). Explicó su práctica con gran claridad en su Introducción al psicoanálisis (1917), un curso universitario destinado a los médicos pero perfectamente comprensible para el público en general.

Sigmund Freud era neurólogo, un médico especializado en el cerebro y sus enfermedades. Por ello, desarrolló una terapia, un tratamiento destinado a curar estas enfermedades. Su objetivo era enriquecer la psiquiatría con una nueva «herramienta».

El psicoanálisis es, por tanto, un tratamiento médico para personas con enfermedades nerviosas.

Sin embargo, es una terapia que puede parecer singular para los médicos: entre el practicante del psicoanálisis y el paciente no hay ninguna operación, ni administración de medicamentos. El tratamiento sólo implica un intercambio de palabras.

¿Cuándo acudir a un psicoanalista?

Hay muchas razones por las que una persona puede acudir al psicoanálisis. Estos incluyen

  • Angustia
  • Fracaso emocional o profesional
  • Inhibiciones varias
  • Depresión
  • Síntomas físicos recurrentes que hacen que uno quiera cuestionar su funcionamiento interno
  • Una prueba, como un duelo o una crisis, que hace surgir la necesidad de cuestionar la trayectoria vital o de arrojar luz sobre una historia que ha quedado oscura.

Hay que tener en cuenta que el psicoanálisis no es adecuado para las personas que quieren resultados inmediatos.

¿Cuál es el papel del psicoanalista?

El papel del psicoanalista es reducir el sufrimiento y desentrañar los conflictos psíquicos.

El psicoanálisis se practica en sesiones individuales en la consulta de un psicoanalista, y comienza con entrevistas preliminares en las que el analizado explica los motivos que le llevan a ello. Esta es una oportunidad para que el psicoanalista vea si puede ayudar y cómo.

Una sesión termina cuando el paciente ha expuesto una idea, una palabra que arroja luz sobre el problema.

A medida que avanzan las sesiones, el psicoanalista intenta sacar a la luz el inconsciente que se transmite a través del lenguaje del analizado. Las palabras despiertan la memoria, resucitan las imágenes y conducen gradualmente a la conciencia necesaria para la curación.

El psicoanálisis es posible con niños y adolescentes. Pero los medios para hacerlo están adaptados, por ejemplo con dibujos y juegos.

Cabe señalar que la transferencia entre el analizado y el psicoanalista es casi inevitable durante el psicoanálisis.

Dos prejuicios contra el psicoanálisis

En primer lugar, un prejuicio «intelectual»

Freud cree que nuestra conciencia es sólo una fracción de nuestra vida psíquica total. El psicoanálisis no puede dejar de plantear una objeción a la identidad de lo psíquico y lo consciente.

Según él, existe un pensamiento y una voluntad inconscientes, que pueden estar en el origen de las enfermedades nerviosas, lo que le valió la acusación de ser una ciencia oculta y esotérica.

Un prejuicio «estético-moral».

Freud cree que los impulsos sexuales desempeñan un papel determinante, durante mucho tiempo subestimado, en el origen de las enfermedades nerviosas y psíquicas.

De hecho, según la teoría psicoanalítica, las «emociones sexuales» desempeñan un papel importante en las creaciones de la mente humana, es decir, en la cultura, el arte y la vida social.

Para Freud, las emociones sexuales sufren un proceso de sublimación. Esto significa que se desvían de su satisfacción, de su finalidad sexual, a la creación de cultura, es decir, a fines socialmente superiores y no sexuales.

En otras palabras, las emociones sexuales están en el origen de la creación de la cultura humana. La sociedad educa a cada individuo para que sacrifique sus instintos al trabajo cultural sublimándolos.

Pero esta configuración es inestable: el peligro de la liberación de los instintos sexuales, de su reorientación hacia sus objetivos primitivos, amenaza siempre a la sociedad. Es por esta razón que la sociedad desaprueba el psicoanálisis: revela su funcionamiento oculto y, por lo tanto, amenaza toda la obra creativa de la cultura.

La forma de las sesiones puede variar:

  • el analizado habla, tumbado en un diván, y el psicoanalista escucha, situado detrás de él. A veces se denomina «sillón»
  • los dos protagonistas hablan cara a cara
  • el uso de una puesta en escena para involucrar la acción de los cuerpos. Esto se llama psicodrama psicoanalítico.
  • La duración del psicoanálisis depende de la voluntad del analizado de avanzar en el análisis. Por tanto, puede durar semanas, meses o años.

¿Cuáles son los riesgos durante la consulta?

No hay ningún riesgo en someterse a un psicoanálisis. El único riesgo es que resurjan elementos del pasado que han permanecido inconscientes hasta ahora.

Vídeo sobre ¿Qué es el psicoanálisis?

Vídeo sobre ¿Qué es el psicoanálisis? Del canal:

Cultura para el desarollo humano